Arboliloquio

 

Danielle Camus una joven de ojos asombrados comenzó sus búsquedas en un mundo que se le ofrecía como un amante esperado desde siempre. Francia quedaba en el pasado, una nueva luz revelaba colores y formas que,  quizás alguna vez había soñado.

En sus búsquedas plásticas Camus fue develando su propia interioridad, a través de la captación del paisaje que se presentaba ante sus ojos. Un paisaje que cubrió de nostalgias en sus acuarelas, tinta y acrílicos. Mucho se podría decir sobre sus series del mar y la de bosques, si este espacio lo permitiese. Pero  es en su última  plasmación , en el último abrazo de ese mundo que la ha esperado tanto tiempo, donde se define un perfil americano que la convoca a un reencuentro entre la  nostalgia del pasado, y un presente pleno y rotundo ,bajo una luz y una realidad insoslayable. Donde se vislumbra una  aceptación del presente, y una mirada hacia el futuro.

Ofelia Funes

Licenciada en Historia de  Arte UBA